Tips para limpiar puertas de madera

Tips para limpiar puertas de madera

Tips para limpiar puertas de madera

Tips para limpiar puertas de madera

Cuando se trata la limpieza del hogar, de la oficina o de cualquier otro espacio, la higiene de las puertas es uno de los aspectos por el que no podemos dejar de velar, ya que devienen uno de los elementos con los que más contacto tenemos. Además, cada puerta, según los materiales que la compongan, exige unos u otros cuidados para una mejor y prolongada conservación en el tiempo. Es por este motivo por el que hoy, en este nuevo post en nuestro blog de CGN Neteja, os ofrecemos unos fáciles consejos para que conozcáis cómo limpiar puertas de madera, concretamente, y obtengáis el mejor resultado.

Las puertas son la primera impresión que se llevan los invitados, clientes o usuarios que acceden a las distintas estancias, del mismo modo que son lo último que ven antes de irse. Por lo tanto, es muy importante cuidarlas si queremos mantener nuestra reputación, más si hablamos de las puertas de nuestro negocio.

La madera es un material delicado, que precisa de ciertos conocimientos a la hora de aplicar productos y métodos de limpieza específicos. Por esta razón, queremos ofreceros los siguientes tips de manera que las protejamos y evitemos posibles daños, con el fin de mantenerlas en perfecto estado.

Limpiar puertas de madera de forma eficaz

A continuación, os presentamos las principales claves para abordar esta tarea de limpiar puertas de madera, tanto si son de interior o exterior, como si vienen -o no- barnizadas.

  1. Polvo

Es la primera amenaza que atañe a nuestras puertas y lo que más perjudica el mantenimiento de éstas. De todos modos, para empezar a limpiar, el primer paso a seguir es evitarlo y eliminar esos restos de suciedad. Para ello, podéis utilizar un plumero, un paño o incluso una aspiradora de mano para acabar con él.

  1. Manchas

Para limpiar las manchas de una puerta de madera podéis, con toda tranquilidad, emplear jabón neutro diluido en agua. No debéis temer por los daños que éstas puedan sufrir, ya que la mayoría de las puertas de estas características poseen pinturas lavables que hacen más sencilla esta tarea, reduciendo la probabilidad de que salgan malmetidas.

Sí es importante tener cuidado a la hora de emplear esponjas que resulten demasiado abrasivas. Éstas pueden causar rayadas en las superficies, o retirar el barniz y/o la pintura. Al finalizar el procedimiento, retirad bien el jabón de la puerta. Los restos de este producto pueden dejar manchas visibles en caso contrario.

  1. Bordes y cercos

Para limpiar adecuadamente los bordes de una puerta podéis emplear, del mismo modo que en el paso anterior, el uso de agua caliente y jabón con la ayuda de un paño. Si necesitáis subiros a una escalera para hacer la parte superior, hacedlo con sumo cuidado.

  1. Puertas “especiales”

Hablamos de las puertas de madera que se ubican en zonas donde se puede llegar a acumular una gran cantidad de suciedad. Lugares como la cocina y/o el baño donde, además de suciedad, suelen acumular grasa. Para limpiarlas, os recomendamos mezclar con el agua y el jabón, un poco de desengrasante. Seguro os ayuda a eliminar este tipo de restos con mayor facilidad.

  1. Brillo

Si la puerta de madera luce un acabado brillante con algún tipo de barniz, para evitar perderlo, tras realizar el procedimiento de limpieza anterior, aplicad líquido para abrillantar muebles del color correspondiente (importante no obviar este detalle).

Trucos y consejos para tus puertas de madera

A parte de cuidar la forma cómo limpiamos, existen otros consejos que pueden ser de utilidad a la hora de limpiar puertas de madera. Uno de esos tips, por ejemplo, es dejar secar muy bien las superficies. Para conseguirlo, un buen truco es hacer uso de un ventilador o generar algún tipo de circulación -o corriente- de aire, abriendo puertas y ventanas.

Por otro lado, también podéis aplicar aceite de almendras después de dejarlas bien limpias y secas, especialmente si la puerta no está barnizada. Esto nos sirve para mantener las puertas en las mejores condiciones y protegidas.