Productos inusuales para los mejores resultados en limpieza

Productos inusuales para los mejores resultados en limpieza

Productos inusuales para los mejores resultados en limpieza

Productos inusuales para los mejores resultados en limpieza

Son muchos los trucos de limpieza que llegan a nuestros oídos. Unos han pasado de boca en boca, generación tras generación; otros, simplemente, navegando un rato por la red, los hemos encontrado en recomendaciones de páginas webs y blogs especializados. Hoy, desde nuestro propio artículo en el blog de CGN Neteja S.L, queremos rendir homenaje a ese trabajo realizado por muchas personas, anónimas y empresas reconocidas; y recopilar los mejores (y más curiosos) trucos de limpieza, para que, si no podéis disfrutar de un servicio profesional de limpieza en el hogar, por lo menos, logréis resultados muy parecidos, haciendo uso de los mismos trucos caseros y de la “vieja escuela” de los que se valen los mejores limpiadores cuando se trata de terminar un trabajo, dejando la estancia reluciente y limpia.

Productos de casa muy útiles en limpieza

1.Pasta de dientes versátil

Parecerá extraño que la pasta de dientes pueda usarse como producto para la limpieza, pero ciertamente es así, tanto que se ha vuelto indispensable para much@s limpiador@s profesionales. Además de para eliminar la suciedad y restos de comida de los dientes, sus aplicaciones en limpieza son:

+ Gafas: Con un poco de pasta dental sobre los cristales, masajeamos y eliminamos los restos con agua. Secamos con un paño. Así, disfrutaremos de unas gafas “casi” nuevas.

+ Espejo del baño: Aplicable como en el caso de las gafas, el dentífrico, además nos ayuda a evitar que éste se empañe la próxima vez que nos demos una buena ducha.

+ Metales: Se acabó limpiar metales con productos especializados y caros. Aplicando un poco de pasta sobre el objeto, frotamos con un paño húmedo y observaremos como, por arte de magia, desaparecen todos los residuos.

+ Paredes: Una pequeña dosis de pasta dentífrica en un cepillo y un paño es todo lo que necesitáis para eliminar las manchas de las paredes.

2.Agua oxigenada, ropa más blanca

Con el paso del tiempo, a todos nos ha sucedido, que nuestra ropa blanca deja de serlo y empieza a obtener un tono más amarillento de lo normal. Para volver a blanquearla, solo debéis colocar la prenda en cuestión en un recipiente con una mezcla de agua y agua oxigenada (tres cucharadas por cada litro de agua), agregar unas gotas de amoníaco y, pasadas unas dos horas, aclarar la ropa con agua tibia. ¡Et voilà!

3.La chispa de la vida, da vida a tus suelos

Pues sí. La Coca-Cola es el producto estrella de limpieza si, sin querer, habéis derramado aceite o grasa en el suelo y queréis recuperar su estado natural. El ácido fosfórico de esta bebida gaseosa, cuyo nivel de pH es de 2,8, sirve, también, para limpiar otro tipo de manchas, como las de bolígrafo o las de la sangre; dejar como nuevos los equipos de cocina (hervir Coca-Cola dentro de las ollas, cacerolas, teteras…); o, eliminar los restos del inodoro (verter la bebida por las paredes y dejarla actuar una hora; luego cepillar).

4.Esmalte de uñas con Vodka

Es común derramar alguna gota de pintauñas al suelo al pintárnoslas. Si queréis deshaceros de las marcas del esmalte en la superficie de vuestro piso, lo mejor es utilizar un paño húmedo, bañado en vodka, y frotar. ¡Desaparecerá!

5.Con un poco de pan basta

Otra situación corriente en casa, incluso en oficinas e industrias, son las roturas de cualquier utensilio de cristal. El peligro más inmediato, principalmente en casa, es temer por haber dejado pequeños trozos sin barrer, porque éstos se han colado por las juntas de las baldosas, y nuestra visión no alcanza a percibir al 100%; y que éstos se los pueda clavar algún ser querido. Ante dicha situación, cualquier experimentad@ conocedor@ de la limpieza recurriría a un trozo de pan (de molde, que tiene más miga) y presionaría, haciendo que los cristalitos se pegasen al alimento.

6.La lavadora también enjuaga su “boca”

Cuando la lavadora está sucia y las pastillas limpiadoras no funcionan, un truco muy casero es usar el enjuague bucal (flúor). Llenando media taza de este líquido y vertiéndolo en la máquina vacía, programamos un lavado corto. Al terminar, volverá a lucir como nueva.

7.El poder limpiador de la patata

Fritas, hervidas, asadas… Sea como sea, las patatas están muy ricas y son el complemento perfecto de cualquier plato. ¿Pueden ser también el acompañamiento de algunos utensilios que necesitábamos para su limpieza? Atentos.

+ Rallador: Limpiar el rallador, no es lo que más nos apetece en el mundo. Es engorroso y molesto, por lo que muchos de los restos de limones, quesos y demás alimentos que rallamos, se quedan pegados y resecos en las peculiares puntas de este utensilio. Antes de que nos quedemos sin estropajo, o sin manos, lo mejor es tomar una patata cruda y rallarla. Aunque la tarea de rallar sea doble, nos ahorraremos la de limpiar después.

+ Espejos: Un truco infalible para la limpieza de los espejos es usar una patata cruda. Partimos ésta por la mitad y la frotamos contra la superficie del cristal. Cuando hayamos terminado, pasamos un trapo con unas gotas de vinagre blanco y lo secamos con otro limpio.

+ Baldosas: Cuando decidáis hervir patatas, aprovechad esa agua y utilizadla para el suelo de vuestra cocina. Muchas veces la superficie de esta estancia pierde brillo con el paso del tiempo y el uso constante de productos de limpieza que la deterioran. Con el agua de las patatas cocidas, en baldosas y azulejos, lograréis recuperar esa brillantez perdida.

+ Zapatos: La clásica “Ley de Murphy”. Y es que casi nunca utilizamos esos zapatos de cuero, pero el día que sí, no hay betún en casa y los zapatos están sucios. Si cogemos una patata y frotamos sobre el cuero, lograremos eliminar esa suciedad. Tan sólo deberemos pasar un paño seco tras la patata y ¡zapatos como nuevos!

+ Hornos y cacerolas: Pelad unas cuantas patatas y guardad la piel para poder limpiar las paredes del horno. Para ello, colocadlas en una bandeja y encended el electrodoméstico. Cuando éstas empiecen a cocinarse causarán que los vapores reblandezcan os restos de suciedad de las paredes y que, a continuación, con un paño húmedo sea mucho más fácil terminar de limpiarlas. La patata pelada no la desaprovechéis si no queréis comérosla. Las zonas oscuras de las cacerolas de acero inoxidable se limpian de fábula frotando con el tubérculo y enjuagándolas después.

Add comment