Cómo llevar un buen mantenimiento anual de nuestro hogar

Cómo llevar un buen mantenimiento anual de nuestro hogar

Limpiar placas solares

Limpiar placas solares

En una sociedad cada vez más comprometida con el medio ambiente y en plena batalla por el ahorro energético, el aprovechamiento de las fuentes y recursos naturales para obtener energía, ha propiciado el aumento en la instalación de sistemas y equipos de energías renovables a nivel doméstico. Uno de los más populares son las placas solares.

Cuando se trata de grandes equipamientos de energía fotovoltaica, la limpieza de estas placas se convierte en el cometido de empresas de limpieza especializadas, como la nuestra, por tener que realizar trabajos en altura y requerir de cierta experimentación profesional. Pero cuando hablamos de pequeñas instalaciones privadas en usos residenciales, son muchos los propietarios que desconocen cómo es necesario realizar el debido mantenimiento y limpieza de estos equipos para disfrutar de toda la potencia que generan los paneles y obtener así su mayor rendimiento.

Por eso hoy, desde CGN Neteja S.L., como empresa profesional, queremos dedicar este artículo a hablar de ello y a colaborar, no sólo para mantener las instalaciones y hacer la limpieza que les corresponde, sino también para ayudaros en mejorar la inversión realizada de modo que ésta dure muchos años.

Cómo limpiar paneles solares en casa

La limpieza de placas solares no entraña grandes complicaciones. No hace falta recordar que la superficie convencional es de vidrio, por lo que podríamos decir que se trata de la limpieza de unos cristales. Unos cristales un poco peculiares, pero, a los que sí debemos prestar un poco más de atención que los de las ventanas y puertas de nuestro hogar. Y es que, según la suciedad que contengan y si no hacemos uso de las herramientas apropiadas para limpiarlos, podemos rayar el cristal y causar deterioros en el adecuado funcionamiento de la instalación. Las placas convencionales son muy delicadas y pueden romperse o rayarse si pisamos sobre ellas, por ello hay que vigilar cuidadosamente cómo realizamos el trabajo y evitar así que un traspiés acabe perjudicando al rendimiento del equipo.

Que no os preocupe dañar los circuitos internos. Al tratarse de instalaciones diseñadas para soportar y sufrir todo tipo de agentes externos, éstos vienen perfectamente sellados.

Otra cuestión importante que deberéis tener en cuenta es el problema de la seguridad en el acceso a las placas a la hora de limpiarlas. Según el espacio disponible, la estabilidad de la zona, la pendiente del tejado… Todo ello contribuye a facilitar o impedir una limpieza más efectiva de las placas solares.

Y un último consejo en la planificación de la limpieza de vuestra instalación fotovoltaica es recomendaros que la realicéis un día de buenas condiciones climatológicas. Sin lluvia ni viento, y después de las horas de mayor incidencia directa del Sol sobre éstas. Además de sortear resbalones, o veros abrasados por el astro rey, seréis efectivos al limpiar, ya que evitaréis que los pasos que deis limpiando, no se realicen en vano, a la hora de retirar la suciedad.

Pasos a seguir

Si ya estamos dispuestos, teniendo en cuenta la seguridad que hay que mantener durante el proceso, y tenemos todo listo; podemos seguir estos sencillos pasos para llevar a cabo la limpieza de nuestras placas solares:

  1. Echar agua -con la manguera o con un cubo- para retirar, inicialmente, el polvo, insectos y otra suciedad superficial acumulada, y para evitar rayar los cristales de los paneles.
  2. En una esponja o cepillo suave, aplicar jabón lavavajillas y frotar ligeramente. Restos como los excrementos son los más complicados de eliminar. En ellos deberemos insistir un poco más. Podemos utilizar un mango telescópico para alcanzar las zonas de difícil acceso.
  3. Aclarar los restos de jabón y suciedad con abundante agua.
  4. Secar con paños de algodón que no dejen restos de pelusa la superficie de los cristales.

Otros consejos

Un último apunte al respecto de la limpieza de las placas solares sería la periodicidad con la que debemos practicarla. En realidad, no existe una norma que obligue a llevarla a cabo antes o después. Varía dependiendo de las condiciones ambientales de cada lugar. No es lo mismo una casa en la playa a puntería de gavinas, que una en la montaña donde puede acumularse nieve y hielo. En líneas generales, pero, y en las mejores condiciones, realizar una limpieza anual es lo más recomendado. Obviamente, si conviene acortar o alargar plazos, no hay ningún problema.

Como veis limpiar paneles solares no es una tarea muy complicada. Son temas como la seguridad personal o la accesibilidad los que la dificultan. Por eso, si preferís ahorraros cualquier disgusto y disfrutar de una limpieza profesional, es mejor confiar en empresas de limpieza como la nuestra, donde disponemos de todos los medios, productos y garantías de seguridad para realizar este tipo de trabajos.