Limpia las baldosas de tu hogar como un profesional

Limpia las baldosas de tu hogar como un profesional

Limpia las baldosas de tu hogar como un profesional

Limpia las baldosas de tu hogar como un profesional

Las baldosas son una forma muy cómoda de decorar nuestras paredes, especialmente en baños y cocinas, que requieren de un cuidado y un mimo específicos, llegada la hora de la limpieza. Si os estáis preguntando cómo limpiar baldosas y queréis hacerlo siguiendo los pasos y pautas correctas, para desarrollar esta tarea de forma fácil y rápida con los mejores resultados; no perdáis de vista los detalles que os ofrecemos a continuación en esta nueva entrada de nuestro blog, CGN Neteja. Sencillos y prácticos, con estos pequeños consejos de limpieza lograréis que vuestras paredes brillen como siempre.

 

Consejos para limpiar las baldosas de tu hogar

Tanto si necesitáis poneros a limpiar las baldosas de vuestra cocina, como si las que queréis dejar relucientes son las del baño, aquí os presentamos una serie de trucos con los que observaréis resultados de limpieza plenamente profesionales. La especialización en nuestro sector nos ha permitido, durante años, llevar a cabo una tarea avalada por el éxito de nuestros proyectos, por eso hoy, con este artículo, compartimos con vosotros parte de nuestro conocimiento, para ayudaros en simples tareas domésticas y obtener resultados de alta calidad.

No olvidéis que algunos productos de limpieza pueden ser corrosivos y dañinos para nuestra salud, por ello, antes de poneros con la limpieza a fondo, os recomendamos hacer uso de unos guantes y utilizar las esponjas y paños apropiados para la tarea.

  1. Limpiar baldosas con agua caliente y amoniaco

El amoniaco es uno de los elementos que mayores usos tiene en el campo de la limpieza. Gracias a su poderoso efecto, logramos resultados de gran calidad y por ello es infalible en la limpieza de baldosas. Mezclamos en un cubo agua caliente y un poco de amoniaco. Lo dejamos reposar para que mezcle bien y no quemarnos, y luego tomamos la esponja para limpiar la zona y frotamos. Volvemos, siempre, a hacer una segunda pasada para retirar la suciedad y, finalmente, cuando esté limpio del todo, secamos con un trapo.

  1. Limpiar baldosas con agua caliente y vinagre

El amoniaco es un producto específico que, comúnmente, tenemos en casa, pero se puede dar la circunstancia de que no. El vinagre, en cambio, sí suele ser un ingrediente frecuente de encontrar en el hogar por su fuerte protagonismo en la cocina. Sino podéis (queréis) usar el amoniaco como limpiador, el vinagre es un elemento con grandes poderes para desempeñar esta misma función. Mezclamos del mismo modo en un cubo agua caliente y vinagre. Podéis hacer uso de un cepillo de dientes si queréis hacer hincapié en las juntas de las baldosas. A continuación, con una esponja empapada en la mezcla, frotamos las baldosas y seguimos los mismos pasos anteriores de repasar y secar para evitar la humedad. Si percibís que el vinagre deja un olor que os molesta, utilizad un ambientador para que éste no impregne la estancia.

  1. Limpiar baldosas con vapor de agua

Esta forma de limpiar los azulejos es muy sencilla y rápida, especialmente en la cocina. Para empezar, debemos poner una olla con agua a hervir. El consejo es mantener puertas y ventanas cerradas, de este modo el vapor de agua generado por la olla hirviendo no se escapará por ningún lado. Las baldosas más cercanas al lugar donde la olla se calienta quedarán humedecidas con el vapor, permitiendo que la suciedad y la grasa se reblandezcan. Para finalizar, pasamos un trapo de microfibra para retirar la suciedad, al mismo tiempo que secamos los azulejos. Para realizar esta limpieza en el baño, lo único que debemos hacer es llevar la olla hirviendo a la bañera y cerrar puertas y ventanas. En un momento todos los azulejos del baño se empañarán con el vapor.

  1. Limpiar baldosas con alcohol

Este último truco para limpiar baldosas requiere no sólo de agua y alcohol. En un cubo mezclamos medio litro de agua, un chorro de alcohol de quemar (no de curar), otro de amoniaco y detergente concentrado. Para frotar, en lugar de una esponja haremos uso, esta vez, de papel de diario y, finalmente secaremos con un trapo de microfibra.  ¡El brillo está garantizado!

¿Conocíais todos estos trucos antes para dejar vuestras baldosas relucientes? ¿Alguno que no hayamos mencionado y que os gustaría compartir? Esperamos haberos ayudado, por lo menos, a conocer nuevos y eficientes métodos de limpieza para vuestros azulejos. Ponedlos en práctica y veréis como obtenéis resultados profesionales y vuestras baldosas vuelven a lucir como nuevas. Las tareas del hogar no son del agrado de todos y, especialmente, limpiar baldosas es una actividad pesada. Por ello, con este truco, seguro terminaréis antes de hacer vuestro cometido y disfrutaréis de un poco de tiempo libre. Y sino, siempre podéis contar con la ayuda de los profesionales de CGN Neteja, para daros soporte en esas tareas y ofreceros todo el tiempo del mundo 😉

Add comment