Lavadora limpia, ropa limpia

Lavadora limpia, ropa limpia

Lavadora limpia, ropa limpia

Lavadora limpia, ropa limpia

La lavadora es uno de los grandes electrodomésticos del hogar. Imprescindible en cualquier casa, es uno de los elementos que no puede faltar. Podemos mudarnos sin cafetera, sin tostadora. Podemos, incluso, no tener microondas o una secadora, pero la lavadora es intocable. Gracias a su desarrollo pasamos de lavar ropa en ríos y canales, aprovechando el agua de la naturaleza, a poder limpiar la ropa en casa de forma mucho más rápida. Y aunque, no suele dar muchos quebraderos de cabeza, pues es un dispositivo que suele funcionar bien por mucho tiempo si velamos por él; ciertamente, existen algunos pequeños contratiempos contra los que debemos lidiar para mantenerla salubre. Hablamos de, por ejemplo, limpiar la goma de ésta, lugar donde suelen quedar rastros de la suciedad que lava, y espacio idóneo para que aniden bacterias y otros agentes contaminantes.

Ésta es una de las tareas que debemos tener presentes cuando vayamos a llevar a cabo la limpieza y el mantenimiento del hogar, por eso hoy, en esta nueva entrada en nuestro blog, CGN Neteja, os acercamos algunos consejos y recomendaciones sobre cómo hacerlo.

Limpiar la goma de la lavadora

La lejía es uno de los productos más eficaces a la hora de limpiar los residuos que se alojan en la goma de la lavadora. Hay que tener cuidado, pero, en la manipulación de este producto químico, siempre y, concretamente, cuando vayamos a realizar esta labor. También, en cualquier caso, conviene revisar las recomendaciones del propio fabricante por si éste desaconseja su uso en el aparato en cuestión.

A continuación, os dejamos los pasos a seguir para lograr un resultado efectivo con este producto, pero no os acostumbréis a usarlo de forma reiterada. Recordad que la mejor limpieza que podemos hacer es la que nos ayuda a no ensuciar, es decir, a seguir ciertas pautas como sacudir la ropa antes de colocarla en la lavadora para que se desprendan algunos de esos agentes contaminantes, mantener limpia la cajetilla del detergente y el tambor para evitar que queden residuos, o airearla tras cada lavado; para que, llegado el momento, la limpieza sea mucho más llevadera.

  1. Usaremos guantes y mascarilla durante todo el proceso.
  2. Desconectaremos la lavadora antes de comenzar a manipularla y evitaremos desmontar piezas que no sepamos colocar nuevamente.
  3. Vertemos en un cubo un poco de lejía (la cantidad correspondiente a un vaso, aproximadamente).
  4. Añadimos cuatro vasos de agua para rebajar la lejía y evitar que ésta corroa la goma del electrodoméstico.
  5. Mezclamos ambos elementos y tomamos un paño limpio para impregnarlo.
  6. Extendemos el trapo -abundantemente empapado- a lo largo del pliegue de la goma y lo dejamos actuar unos 45 minutos.
  7. Una vez transcurridos los 45 minutos, retiramos el paño con todos los restos de suciedad que haya podido absorber y eliminamos las manchas, bacterias, hongos… que resten dentro de la circunferencia de la goma. Para esto, es recomendable usar otro paño húmedo.
  8. Con un spray pulverizador lleno de agua y con otro pañuelo, limpiamos los restos de lejía que queden en la lavadora. Este compuesto al contener químicos y elementos corrosivos, podría causar daños graves a la máquina si no se eliminan a tiempo. Aseguraos de secar bien la lavadora y, lógicamente, la goma con un pañuelo de tela de microfibra.
  9. Finalizada la tarea, os recomendamos no utilizar el dispositivo en 24h y mantener la puerta abierta para que se airee y se seque toda la humedad que haya podido quedar en su interior. Este mismo procedimiento es conveniente hacerlo en su uso diario, tras cualquier lavado, pues nos ayuda a que dure en buen estado mucho más tiempo.

Remedios caseros

Si la idea de la lejía no termina de gustaros y buscáis otros productos menos agresivos para limpiar la goma de vuestra lavadora, hay remedios más naturales; ingredientes como el vinagre y el bicarbonato, que pueden llegar a convertirse en vuestros mejores aliados.

Para lavar ese espacio comprometido con estos elementos, siempre presentes en las cocinas y alacenas de nuestros hogares, podéis crear vuestro propio desinfectante casero; un producto natural y eficaz que os ayudará a acabar con la suciedad y las bacterias:

– Mezclad 250ml de agua, 50ml de vinagre blanco y una cucharada de bicarbonato.

– Podéis poner el producto en un spray y rociarlo por toda la goma, o humedecer un paño con la mezcla. Limpiad la zona de arriba a abajo.

– Retirad los restos y dejad abierta la puerta del electrodoméstico para que el producto se seque por completo y desaparezca cualquier rastro de humedad.

Además, si apreciáis que vuestra lavadora tiene moho, existe otra mezcla natural -fácil de preparar- con la que conseguiréis deshaceros de este inoportuno visitante:

  • Mezclad en tres litros de agua, 60ml de zumo de limón y 250ml de agua oxigenada. Para aplicarlo, teniendo en cuenta la cantidad de producto que es, os recomendamos, una vez más, disponerla en un pulverizador en spray.
  • Para limpiar el moho de la goma de la lavadora, rociad el líquido por toda su extensión o utilizad una bayeta humedecida e impregnadla por la zona de arriba a abajo.
  • Tomad un paño con el que retirar los restos del producto y la suciedad.
  • Dejad abierta la puerta de la lavadora hasta que se seque el líquido por completo.