Cómo llevar un buen mantenimiento anual de nuestro hogar

Cómo llevar un buen mantenimiento anual de nuestro hogar

La operación bikini de la limpieza

La operación bikini de la limpieza

Empieza a oler a verano y, por supuesto, ya asoman las esperadas ¡vacaciones! Todos deseamos la llegada de estos días. Desconectar de la rutina y disfrutar de unos días lejos del ajetreo cotidiano, a poder ser, en algún rincón por descubrir. Aunque en este momento, todo lo que pasa por nuestra cabeza se resume en hacer maletas y salir corriendo, conviene, antes de irnos, dejar todo preparado, de manera que a nuestra vuelta no tengamos que ocuparnos de ello y sea más fácil y placentero, ahorrándonos parte de un, casi seguro, bajón postvacacional.

Es por esta razón, que hoy, en esta nueva entrada de nuestro blog CGN Neteja S.L, queremos daros unos pequeños consejos. Cuatro apuntes sobre lo que debéis limpiar antes de iros de casa unos días y realizar la operación bikini oportuna que os permita regresar sin tener que pensar en todo lo que os espera, por ordenar, al volver.

Qué limpiar antes de irnos de vacaciones

  1. Vaciar y limpiar la nevera

Especialmente, si vamos a estar fuera muchos días es conveniente vaciar la nevera y deshacernos de toda la comida que caduque durante este periodo. Con la nevera sin funcionar es buen momento para aprovechar y limpiarla de los gérmenes que se acumulan a lo largo del año.

Disolved tres cucharadas de bicarbonato en medio litro de agua tibia, aproximadamente, y frotad el interior del electrodoméstico, una vez desconectado, con una esponja. Dejad que el bicarbonato actúe unos cinco minutos y pasad un trapo húmedo para retirarlo. Con un paño, no olvidéis el exterior: puertas y asas.

  1. Ropa limpia y guardada

Nada mejor que irnos dejando las cestas de la ropa para lavar, vacías. Recordad que, cuando volváis, ya habrá suficientes lavadoras que poner. Además, si dejáis ropa sucia acumulada muchos días, ésta cogerá malos olores. Así que mejor dejarla lavada, seca, planchada y guardada.

  1. Cama lista para descansar

Parece mentira que esperemos las vacaciones con la premisa de “descansar”, pero que recién llegados de éstas, lo único que queramos es, precisamente, descansar. Un placer que se hace algo menos placentero cuando no encontramos la cama hecha y con sábanas limpias. Además, cada día nos desprendemos de 40gr de sudor y 20gr de piel muerta que restan en nuestra cama. ¿Vais a dejar esos restos durante vuestra ausencia entre las sábanas? Casi mejor evitarlo, ¿no?

  1. Siempre el polvo

Aunque, ciertamente, al volver seguiremos encontrando polvo, la verdad es que, con la casa vacía, las partículas trabajan de otra forma. Aprovechad para eliminar el polvo antes de iros, de manera que cuando regreséis no encontréis una acumulación exagerada y al pasar el dedo por cualquier superficie éste no os quede más negro que el carbón.

  1. Sacar todas las basuras

Ni orgánicos ni ningún desecho, por mucho que sean plásticos, latas o papel. Cualquier basura, no sólo la de la cocina, sino la del baño, o las pequeñas que pueda haber en despachos o habitaciones. Si queréis, y como recomendación, para una limpieza 100% adecuada, vaciad los cubos el día antes y limpiadlos con agua caliente y un poco de vinagre. Con esto, mantendremos alejados a visitantes inoportunos que intenten buscar cobijo y comida en nuestro hogar. Podéis rociar con insecticida esas zonas clave para mantenerlos lejos.

  1. Deja el baño limpio

El baño es uno de esos lugares donde se acumulan muchos gérmenes, por eso es mejor asegurarnos de dejarlo limpio y desinfectado antes de marchar de vacaciones.

  1. No hay limpieza sin orden

La limpieza, innegablemente, va estrechamente ligada al orden. No sirve de nada dejar todo limpio pero desordenado. Haced un último esfuerzo y dejad las cosas en su sitio antes de iros de vacaciones. ¡Valdrá la pena! 😉

En dos minutos…

Además de estos consejos de limpieza previos, aquí unos breves recordatorios a tener en cuenta antes de salir de vacaciones y olvidarnos de todo lo que dejamos en casa:

  • Apagar electrodomésticos y aparatos electrónicos: Si vais a salir muchos días, no basta con apagarlos, mejor desenchufarlos del todo. De este modo evitamos cualquier posibilidad de sufrir algún accidente en caso de subidas de tensión, cortocircuitos, etc.; y sobre todo, ahorramos en la factura de la luz.
  • Plantas: Si tenéis plantas en casa que requieran de un cuidado especial, no os olvidéis de hidratarlas lo suficiente durante vuestra ausencia para encontrarlas verdes y vivas a la vuelta. Si creéis que va a ser difícil siempre podéis contar con la ayuda de amigos, vecinos o familiares.
  • Puertas y ventanas bien cerradas y persianas a media altura: Es importante asegurar que una vez fuera, nadie entrara dentro si no es con nuestro permiso. Por ello, aseguraros de dejar bien cerradas puertas y ventanas exteriores, más si éstas tienen un acceso fácil (patios, jardines…). No obstante, las persianas es importante no cerrarlas del todo ni dejarlas subidas hasta arriba.
  • Cerrar las llaves de los suministros: Agua, gas, caja de fusibles (los que creáis convenientes) … Con esta acción evitamos futuros sustos y seguimos ahorrando. 

    Ahora sí. Podéis iros tranquilos de vacaciones, sabiendo que vuestro hogar, al volver, estará listo para recibiros, sin que debáis preocuparos por adecentarlo. ¡Felices vacaciones!