La importancia de la limpieza

La importancia de la limpieza

Guía rápida de consejos para la limpieza del hogar (vol. 2)

Guía rápida de consejos para la limpieza del hogar (vol. 2)

Bienvenidos de nuevo a nuestro blog y a esta entrada que dejamos a la mitad en la anterior publicación, con algunos trucos de limpieza que podéis aplicar en vuestro hogar de forma rápida.

Hoy, os presentamos el resto de consejos de esta guía práctica y curiosa, y os animamos a dejarnos vuestras opiniones y comentarios al respecto. Si los habéis usado, el resultado que habéis obtenido o, por el contrario, a aportar vuestros propios trucos. Sinceramente, existen infinidad de buenas maneras de lograr que nuestro hogar se mantenga limpio. En esta recolección que hemos hecho, sólo hemos aportado una pequeña muestra de los más usados y recomendados, pero todos tienen cabida y nos encanta, como ya dijimos, recibir ese feedback para seguir aprendiendo y mejorando nuestros servicios.

25 trucos (más) infalibles para un hogar limpio

Sigamos con ello y esperamos que, de verdad, os ayuden en la limpieza de vuestra casa, tanto como nos ayudan a nosotros.

  1. Cáscaras de huevo cocido para las macetas

Muchas veces, tras dejar las macetas olvidadas en un mismo espacio, aparecen manchas en las paredes a causa de filtraciones de agua, restos de tierra, o por el propio paso del tiempo. Para eliminarlas, colocad cáscaras de huevo cubiertas en agua tibia con un chorro de lavavajillas. Veréis como desaparecen sin más.

  1. Adiós a los restos de café con la piel de los cítricos

Esa taza con el fondo o los bordes manchados de café o té. Llena no supone ningún problema, pero vacía, si no se ve blanca y reluciente, parece como si nunca la hubiéramos limpiado. Para solventar ese pequeño inconveniente, frotad ese interior con la cáscara de cualquier cítrico (limón, naranja, pomelo…) y sal.

  1. Paellas y sartenes como nuevas con vinagre

Si queréis poner en práctica vuestras dotes mágicas y lograr hacer desaparecer los restos de grasa que se acumulan en sartenes, ollas y paellas, hervid vinagre en ellas. Tras eso, limpiadlas con bicarbonato y disfrutaréis de un juego de cocina nuevo.

  1. Conciliar un sueño fresco

Para que las aspas de vuestro ventilador se mantengan limpias y ajenas a la acumulación de polvo, nada de utilizar el plumero y esparcir las partículas sobre la cabeza o encima los muebles (cama, mesa, sofá…). Colocad una funda de almohada (sí, sí) sobre cada aspa (hacedlo de una en una) y luego retiradla hacia atrás. Así lograréis que se limpie la hoja y el polvo caiga dentro de la funda.

  1. Tiza para las manchas de grasa

Cuando veáis una mancha de grasa, sea en la ropa o en cualquier otro elemento (paredes, suelo…), frotad una tiza sobre ella. Dejad actuar durante unos minutos y percibiréis como, del mismo modo que los polvos de talco, la tiza absorbe la grasa. Retiramos los restos con un pañuelo húmedo y listos.

  1. ¡Cambio aspirador por escoba limpiacristales!

Así, tal cual. Se terminó pasar el aspirador en las alfombras. La nueva moda para eliminar la pelusa y los pelos de vuestra mascota de suelos enmoquetados y alfombras es usar una escoba limpiacristales de goma de caucho. ¿Probamos?

  1. Rodillo adhesivo atrapa polvo para las lámparas

Para la fragilidad que demuestran algunas de ellas, nada como un rodillo adhesivo para pelusas.

  1. ¿Secar marcas de agua? Con secador

Para evitar, realmente, que quede la huella impregnada y, por consiguiente, la marca de agua, utilizad un secador de pelo y una toalla. Pasad la toalla primero para absorber el exceso de humedad y luego el secador.

  1. Sandwicheras limpias con tus toallitas húmedas

Tras disfrutar haciéndoos un par de biquinis, decid adiós a todo rastro de grasa. Colocad una toallita húmeda sobre las placas aún calientes (no olvidéis desenchufar el aparato) y dejad que se enfríe. La toallita absorberá la grasa. Lavarla y secarla después, será muy fácil.

  1. Plancha papel de aluminio y disfruta de la plancha

Vimos otra opción en la anterior publicación al respecto, pero nunca viene mal conocer las posibilidades que tenemos al alcance. Por ello, si queréis que vuestra plancha esté limpia, aún caliente y sin hacer uso del vapor, planchad un trozo de papel de plata cubierto de sal. Retirad los restos con un paño limpio y ¡a planchar!

  1. Ni un cristal con pan de molde

¿Cuántos vasos y copas hemos roto? Qué fácil es limpiar los trozos grandes, pero ¿y los añicos más pequeños? Para recoger esos pedacitos de cristal, utilizad pan de molde. Tras retirar los más grandes, tomad una rebanada y presionadla por el espacio para atraparlos.

  1. Afeitarse: la mejor solución contra las manchas de pintura

No hablamos de forma literal al decir que tenemos que afeitarnos. Si observáis que os habéis manchado de pintura sobre la ropa y ésta ya está seca, la forma más sencilla para eliminarla es utilizando una cuchilla de afeitar, con sumo cuidado de no haceros daño ni rasgar la prenda. Después ponedla a lavar como siempre.

  1. ¡Ojalá que llueva café en el comedor!

En el comedor, en la cocina o en la habitación. Allí donde tengáis una pantalla de televisión o de ordenador. Y es que las pantallas suelen ser un imán para atrapar polvo. Si pasáis un filtro de café por ellas eliminaréis cualquier rastro de mota, sin dejar marcas.

  1. Medicina para un inodoro blanco

Si queréis que vuestro lavabo reluzca limpio y blanco, como si de una limpieza estomacal se tratara, tomad un par de pastillas efervescentes contra la acidez estomacal y depositadlas en el WC para que actúen.

  1. Abrillantar los muebles lacados

Un truco casero muy económico y fácil de realizar. Primero, humedeced un trapo con agua y frotad la superficie de los muebles para retirar el polvo. Secadlo y luego, volved a humedecer otro trapo, pero esta vez con leche. Veréis qué brillo.

  1. Adiós sudor con aspirinas

Hoy le hemos cogido el gusto al botiquín. Pero es que si queréis eliminar las famosas ronchas de sudor que se forman en la ropa, tan sólo tenéis que tomar unas cuantas aspirinas y triturarlas hasta hacer una pasta con agua. Cubrid la mancha y dejad que se seque encima. Luego, lavad la prenda como siempre y listo.

  1. Buenas barbacoas, siempre con cebolla

Y no lo decimos, únicamente, porque una buena carne recién braseada tiene que ir siempre acompañada de su cebolla condimentada. Para limpiar los restos de grasa de la parrilla de vuestra barbacoa o brasa, sólo debéis cortar una cebolla por la mitad y frotar la superficie con ella. ¡Lloraréis de alegría cuando veáis el resultado!

  1. Lavavajillas sin hedores con bicarbonato y vinagre

Un vaso lleno de vinagre en el cajón superior de vuestro lavavajillas con el programa de lavado más largo y con mayor temperatura. Así y espolvoreando bicarbonato al finalizar, terminaréis con los malos olores que se generan en el electrodoméstico.

  1. Pasta de dientes contra la permanencia

Si habéis manchado con rotulador cualquier superficie y, para mayor mala suerte, éste advertía de que era permanente, tranquil@s. No hay permanencia que la pasta dentífrica no consiga batir. Con un poco de pasta de dientes aplicada sobre la mancha y un trapo, conseguiremos que desaparezca.

  1. Pan de molde atrapa polvo

Por si no tenéis a mano un trapo y os resulta más rápido coger una rebanada de pan, el pan de molde nos ayuda a limpiar los cuadros polvorientos y hace que se vean limpios y les devuelve el color.

  1. La tríada: sal, agua y limón

¿Cuántos usos le hemos dado a estos elementos tan sencillos? Pues aquí tenéis uno más. Si queréis que vuestra esponja de baño esté limpia y no huela mal, hundidla en agua abundante con sal y zumo de limón.

  1. Eliminar los malos olores de la cocina

Tres opciones distintas que harán que tu cocina deje de oler a comida recién hecha. 1. Toma hojas de eucalipto y unos granos de azúcar en una sartén con base de hierro. 2. En lugar de eucalipto, usa canela en rama o una vaina de vainilla con azúcar moreno. 3. Vinagre blanco hervido para eliminar el olor a pescado.

  1. Freidora limpia con harina

Cuando decidáis vaciar y limpiar la freidora, para eliminar el aceite que queda en el interior, espolvoread con harina y usad papel absorbente para retirar los sobrantes. El exterior podéis limpiarlo con agua y jabón y la ayuda de una esponja.

  1. Stop ácaros: en el congelador

Para decir adiós a los ácaros del polvo, tanto en ropa como en objetos, como los peluches de vuestros hijos (especialmente si son alérgicos a ellos), congeladlos. Una manera de eliminarlos y desinfectar al mismo tiempo.

  1. Acabad con las manchas de café en el sofá, con sal y vinagre

Un truco eficaz si la mancha es reciente. A la mínima que veáis como se derrama el café sobre el sofá, pasad un paño sobre la tela (se trata de absorber la mayor cantidad de líquido posible). Por otro lado, mezclad a partes iguales sal y vinagre y frotad la mancha. Dejad actuar el compuesto una media hora y veréis como desaparece ésta y vuestros miedos tras el inoportuno derramamiento.