La importancia de la limpieza

La importancia de la limpieza

Guía rápida de consejos para la limpieza del hogar (vol. 1)

Guía rápida de consejos para la limpieza del hogar (vol. 1)

En CGN Neteja, nos encanta nuestro trabajo y también estar en contacto con nuestros clientes y con todas aquellas personas interesadas en el mundo de la limpieza, a quienes podamos ayudar, en la medida de lo posible, a mantener su hogar a raya. Transmitir nuestro conocimiento y recibir ese feedback de nuestra comunidad es algo que, además de satisfacernos, nos permite aprender de nuestra experiencia y seguir contribuyendo a mejorar nuestros servicios para cubrir, con mayores garantías, vuestras necesidades y exigencias.

Hoy, en esta nueva entrada en nuestro blog, queremos compartir con vosotros una guía rápida de consejos de limpieza que podéis aplicar en vuestro hogar. Como son muchos los trucos que conocemos, dividiremos la entrega en dos publicaciones, de manera que empecéis a ponerlos en práctica paulatinamente, si bien puede que algunos ya los conozcáis.

25 trucos infalibles para un hogar limpio

Prepararos para conocer trucos con productos naturales, curiosos y sorprendentes, que os permitirán dejar vuestra casa reluciente y que terminarán con la suciedad que se resiste a ser eliminada. ¡Empecemos!

  1. Media: en San Fermín, y en tus cristales

Secad con una media los cristales para lograr el resultado que buscáis. Así como el papel de periódico, con la media ahorráis dejar manchas de tinta, después de limpiar el cristal.

  1. Adiós a las manchas en la madera con pasta de dientes

La pasta de dientes se ha convertido en un producto de higiene personal con más usos de los que imaginamos, además del obvio. Ante cualquier mancha, poned encima de ésta un poco de pasta de dientes y frotad con un trapo.

  1. Muebles de cuero renovados, con betún

Si buscáis darle un aire nuevo a vuestra desgastada butaca de cuero, el betún es vuestro mejor aliado. Utilizad, eso sí, un betún de tonalidad incolora. Aplicad el producto, dejadlo actuar y retiradlo pasados unos minutos con un paño limpio.

  1. ¡Dichoso maquillaje!

Suele suceder que, a veces, al quitarnos y ponernos la ropa tras maquillarnos, manchamos el cuello de esa camisa o ese vestido que queremos lucir. Para que desaparezca el roce, poned la prenda de vestir en remojo con agua oxigenada durante unos minutos. Luego lavadla como siempre y, ¡adiós manchas!

  1. Lavadoras limpias con enjuague bucal

Medio vaso de colutorio en el cajetín de la lavadora, nos ayuda a desinfectar el aparato y a proveerlo de un aroma fresco, como el de nuestra boca, eliminando los rastros de malos olores.

  1. ¡Polvos mágicos!

¿Has descubierto una mancha de grasa en tu camisa favorita? Espolvoréala con polvos de talco y deja que los “polvos mágicos” actúen durante un día. Sacude y retíralos antes de lavar tu prenda como siempre y dile adiós.

  1. Bicarbonato y a dormir

El bicarbonato es otro de los productos domésticos con recursos infinitos. Si queréis dormir tranquilos y dejar de preocuparos por los ácaros que amenazan vuestro sueño, espolvoread el colchón con bicarbonato sódico. Tenéis que dejarlo actuar durante unas horas y luego aspirar para limpiarlo.

  1. Usos de la patata (1)

¿Miráis en el espejo y no veis a la persona brillante que se refleja en él? Si queréis que vuestro espejo deslumbre, limpiadlo con una patata. Cortada por la mitad, frotad la superficie del espejo con ella y luego pasad un paño húmedo con una mezcla de agua y vinagre. Secadlo con paño (o una media como hemos explicado antes) y veréis qué resultado.

  1. Usos de la patata (2)

El jugo de la patata tiene efectos milagrosos en el terreno de la limpieza. Otro de ellos se sucede con los ralladores. Por ejemplo, si percibís que han quedado rastros de queso enganchados en vuestro rallador, cortad una patata y ralladla. Las propiedades limpiadoras del tubérculo harán que se desenganchen los restos del alimento y sólo tendréis que limpiarlo, sin frotar y morir en el intento, para disfrutar de nuevo de él.

  1. ¿Alguien dijo vinagre?

Existen varios productos de uso comestible que sirven para garantizar una buena limpieza. Uno de ellos es el vinagre. A la hora de dejar nuestra batidora en perfectas condiciones, sin restos de comida ni bacterias campando a sus anchas, verted en un vaso agua, un poco de lavavajillas y un chorro de vinagre blanco. Al batir la mezcla lograréis limpiar el electrodoméstico como debe.

  1. Limón y sal para cortar alimentos saludablemente

Las tablas de cortar alimentos recogen cantidad de gérmenes y bacterias tras los múltiples usos que les damos. Sobre todo, cuando se trata de tablas de madera, si queréis certificar que se encuentran limpias, esparcid sal encima la superficie y frotad un limón. Tras ese paso, aclaradlas como de costumbre y secad para eliminar intrusismos y malos olores.

  1. Pomelo para devolver el brillo a la bañera

El poder de los cítricos en la limpieza es incalculable. Para recuperar el brillo de la superficie de nuestra bañera, esparcimos sal y frotamos con un pomelo partido por la mitad. Eliminamos los restos con agua y secamos la bañera.

  1. Esponjas limpias con un “toque” de microondas

Usamos las esponjas para limpiar y eliminar suciedad y gérmenes de cualquier lugar, pero ¿qué usamos para limpiarlas a ellas? Unas de las más importantes son las esponjas de baño. Si queréis eliminar casi en su totalidad los organismos que las amenazan: microondas. Si, si. Introducid las esponjas en el “micro” a máxima potencia durante un par de minutos y disfrutad de ellas sin más.

  1. Congelar para despegar

¡Dichoso chicle que se ha pegado en el jersey! Tranquil@s. Si todavía no está muy seco, congelad la prenda durante unas horas para que la goma quede rígida y, tras sacarlo veréis como arrancáis la masa pegajosa fácilmente.

  1. Radiadores limpios con un calcetín

Qué fácil es jugar y limpiar a la vez. Enfundaros un calcetín, a modo de títere, y convertid vuestra mano en un plumero atrapa polvo improvisado, pero eficaz. También os servirá el truco para limpiar las lamas de las persianas y/o de las contraventanas.

  1. Cartón para limpiar la suciedad de tus puertas correderas

Ese rollo de papel de baño o de cocina que, buenamente, reciclamos. Podemos hacerlo igual, pero sacándole un provecho antes: limpiar las guías de nuestras puertas correderas. Introducid el cartón en los raíles, del mismo modo que haría la puerta, y pasadlo de un lado a otro. El cartón empujará la suciedad para que podamos eliminarla toda, luego, aspirándola.

  1. Grifos brillantes con vinagre

No hace falta gastar dinero en productos antical. Si queréis que vuestros grifos vuelvan a brillar, humedeced papel con vinagre y envolved los grifos durante media hora, aproximadamente.

  1. Una lija natural contra las manchas de óxido

Cortamos un limón e impregnamos una de las mitades con sal. Ahí tenemos una especie de “estropajo” con propiedades limpiadoras, con el que frotar la superficie de óxido y hacerlo desaparecer.

  1. Cera “evita-polvo”

Si queréis evitar limpiar más frecuentemente las rejillas de ventilación, tras lavarlas y secarlas, frotad las ranuras aplicando cera. De ese modo reduciréis la acumulación de polvo.

  1. Encimeras limpias con alcohol

Si todavía no lo sabíais, las encimeras de granito se lavan perfectamente aplicándoles una mezcla de dos tazas de agua con, 1/4 de taza de alcohol y unas pocas gotas de jabón líquido. Frotadlo bien con un paño húmedo y, finalmente, secad con otro limpio.

  1. Veranos más frescos con bórax

Para limpiar los filtros de los aires acondicionados y que éstos funcionen como es debido, el bórax (sal de boro) es el producto ideal. Retirad el filtro sucio del aparato y ponedlo a remojo en agua caliente, con unas gotas de bórax, durante unos quince minutos. Para retirar la solución de este compuesto químico, poneros unos guantes, lavad de nuevo el filtro con cuidado y secad.

  1. Ventanas y cebolla

Si antes mencionábamos la patata como arma milagrosa para nuestros espejos, la cebolla hace lo propio con los cristales. Pasad la mitad de una de ellas por el vidrio y luego secad con un paño. ¡Ojo chocáis por creer que no hay cristal de lo transparente que lucirá!

  1. Alfombras: vinagre planchado y adiós manchas

Disolved vinagre con agua y humedeced un trapo o una toalla, según necesitéis en base al tamaño de la mancha. Cubridla y planchad (sobre el trapo/toalla) con vapor durante treinta segundos.

  1. ¿Quieres una plancha limpia?

Basta con limpiar la base de la plancha con bicarbonato o vinagre para eliminar los restos de cal que se acumulan en los agujeros.

  1. Lavadora perfecta con bicarbonato, vinagre y sal

No sólo por limpieza, sino por mantenimiento y salud del electrodoméstico. Mezclad en un cubo de agua: vinagre, bicarbonato y sal. Empapad una esponja y frotad toda la superficie del tambor, especialmente la goma de éste, rincón donde se acumulan la mayoría de bacterias que generan el moho.