Cómo llevar un buen mantenimiento anual de nuestro hogar

Cómo llevar un buen mantenimiento anual de nuestro hogar

Adiós cal

Adiós cal

La cal es una de las peores pesadillas que persiguen a miles de amos y amas de casa cuando hay que limpiarla. No sólo eso. Resulta que, prestar poca atención a ésta, también genera daños: grifos obstruidos, mamparas y azulejos maltrechos, electrodomésticos que se estropean… Como empresa de limpieza, sabemos lo que supone la cal y las consecuencias de los desperfectos que ésta puede ocasionar. Por ello, hoy, en esta nueva entrada en nuestro blog de CGN Neteja S.L.; queremos ofreceros algunos consejos, para que conozcáis -bien- cómo limpiar la cal en cada rincón de vuestro hogar, y consigáis los resultados que esperáis.

Claves para eliminar la cal en casa

A continuación, os presentamos algunos de esos trucos que harán maravillas en vuestro hogar, contra la cal. En el baño, en electrodomésticos, en la cocina… No hay espacio que se pueda resistir, pero tampoco solución que no hayamos pensado 😉 ¿Empezamos?

                1. Tener un descalcificador

  1. Una de las soluciones más eficaces para eliminar la cal es instalar un descalcificador en el sistema de distribución de agua de nuestro hogar. En la actualidad, existen distintos tipos de descalcificadores que ofrecen múltiples ventajas: evitan las averías y molestias propias de la cal y garantizan un importante ahorro.

    Sin cal (o en menor cantidad), no es necesaria la compra de productos antical. Además, promueve, también, un ahorro energético, ya que la cal adherida provoca que sea necesaria bastante más energía para calentar el agua y, por tanto, que los elementos indispensables a funcionar (grifos, electrodomésticos…) deban trabajar -y gastar- más.

    1. Eliminar la cal de la ducha

    Muy fácil: con agua filtrada. No hay que comprar ningún tipo de agua especial, simplemente colocar esos filtros específicos en el grifo de la ducha. El agua dura deja rastro en los elementos del baño y, además, puede afectar a nuestra piel y cabellos. Se colocan, directamente, en la alcachofa y -sin más dilación- purifican el agua que corre a través de ella, eliminando el cloro, la cal y los metales pesados.

    1. Eliminar la cal de las mamparas

    Sin movernos del baño, si acabamos de hablar del grifo, ahora prestemos atención a la mampara. Para acabar con la cal que se resiste podéis utilizar vinagre de vino blanco y agua caliente, cuando la limpiéis. No esperéis demasiado. Se trata de velar por el bien de la mampara, así que una vez por semana, es razonable. Y si queréis evitar que esa limpieza sea más costosa, tras ducharos, retirad los excesos de agua con un mango limpiacristales.

    1. Tu inodoro libre de cal

    El inodoro es uno de los sitios en los que más se acumula la cal. Al ser uno de los elementos más utilizados, es común que resten manchas amarillentas -incluso marrones- que poco dejan que desear. Para disfrutar de un inodoro sin cal, mezclad 100 gramos de bicarbonato con dos cucharadas de agua oxigenada y aplicadlo en la zona. Dejad que actúe unos 15-20 minutos sobre esos restos de cal. Antes de retirar el producto, frotad un poco y veréis qué resultados.

    1. Limpiar la cal de azulejos y baldosas

    Los azulejos y las baldosas, especialmente de baño, pero también de cocina, se tornan mates al secarse por culpa de la acumulación de cal. Para solucionar ese contratiempo impregnad un papel de periódico con vinagre caliente. Limpiad la superficie y secadla con un trapo de algodón. ¡Veréis como recuperan el brillo!

    1. Electrodomésticos sin cal

    Los electrodomésticos que trabajan con agua son muy propensos a retener cal. Hablamos de aparatos como la plancha, el lavavajillas o la lavadora. Todos ellos pueden verse dañados debido a la acumulación de cal, por eso, es importante mantenerlos limpios.

    Una plancha obstruida por la cal puede dañar la ropa o, sencillamente, dejar de funcionar. Si queremos evitar esa situación, llenad el depósito con agua y vinagre a partes iguales. Encendedla y purgadla hasta que el depósito se vacíe. También podéis limpiar la base/suela. Con una capa de sal gorda sobre un trapo pasad la plancha por encima cuando aún no esté fría.

    El lavavajillas, aunque es de los pocos electrodomésticos que ya viene protegido contra la cal, incorporando un descalcificador en su interior, también merece nuestra atención. Para garantizar que no queden restos de cal y que funcione perfectamente, no hay que olvidar rellenar el depósito con sal, cuando sea necesario.

    Y un último electrodoméstico que también corre el riesgo de sufrir el achaque de la cal, es la lavadora. La dureza del agua, aunque utilicemos pastillas y/o líquido antical en cada lavado, afecta a la vida útil de ésta. Para limpiarla bien y eliminar la cal, realizad uno o dos lavados al mes sólo con agua y vinagre, utilizando un programa de agua caliente. Recordad lavar con un paño (podéis aprovechar de nuevo el vinagre) la goma del tambor y el cajetín del detergente.