5 trucos para mantener tu alfombra toda la vida

5 trucos para mantener tu alfombra toda la vida

5 trucos para mantener tu alfombra toda la vida

5 trucos para mantener tu alfombra toda la vida

Que la vida está llena de contrastes, queda claro. Existen las personas de Coca Cola y hay quienes prefieren Pepsi. Otros fanáticos de Apple y sus sistemas operativos, mientras el resto prefiere Windows y Android. A unos nos gustan las manzanas y hay personas exclusivamente de peras. Son tantas esas disparidades… Pero, la verdad, es que gracias a ellas existen tantas posibilidades y no hay dos seres iguales en el mundo, porque siempre habrá uno que diferirá en algo del otro, aunque sí puedan compartir algunos gustos. En cuanto a alfombras se refiere, causan el mismo efecto. Existen los entusiastas de las alfombras y aquellos que huyen de ellas. Una bipolaridad que se acentúa todavía más si analizamos el caso de las moquetas, tan presentes en países más fríos, pero que parece no haber triunfado en nuestras fronteras.

Todo tiene su razón de peso, y es que tanto las alfombras como las moquetas son extraordinariamente cómodas (especialmente, cuando ya están puestas) y cálidas cuando tenemos el placer de pasearnos sobre ellas descalzos, pero son muy delicadas cuando se trata de mantenerlas limpias y libres de suciedad pues requieren de una limpieza inquebrantable y de atenciones especiales.

Se dice que la esperanza media de vida de una alfombra -o moqueta- es de unos 7 años. Llegado ese tiempo, deberíamos plantearnos un cambio. Aunque parece una edad apropiada, desde CGN Neteja, en este nuevo post de hoy, queremos daros algunos consejos y hábitos para que logréis alargar esa cifra, y vuestras alfombras y moquetas, luzcan limpias por más tiempo.

 

Consejos para una alfombra duradera

1. Alfombra = Pies descalzos

Las alfombras y moquetas se crearon, precisamente, para cubrir el suelo y permitir que quienes pisamos encima de ellas podamos hacerlo con la total libertad de hacerlo sin zapatos que nos aíslen del frío de las baldosas o de la suciedad que pueda haber en el piso. Un must inconcebible tiene que ser la regla de que sobre alfombra o moqueta SIEMPRE debemos ir con pies descalzos y no permitir que sean pisadas con zapatos, menos todavía, zapatos que han salido a la calle. Un truco para instalar esta “norma” a tu hogar es practicarlo para convertirlo en un hábito y ofrecer siempre un lugar donde dejar el calzado al entrar.

2. Actuar con rapidez

Ante la aparición de cualquier mancha sobre la alfombra, debemos actuar inmediatamente. Si dejamos que ésta penetre y no les prestamos la debida atención, lo único que haremos es ensuciar, de por vida, la alfombra o moqueta. Cuando derraméis cualquier líquido sobre vuestra alfombra, lo primero que debéis hacer es empaparlo con agua jabonosa y después frotarlo con cuidado.

Algunas manchas específicas, por ejemplo, requieren de tratamientos especiales. El vino tinto, se limpia mejor con agua con gas y bicarbonato de sodio, nunca frotando, pues haríamos más amplia la mancha. Caramelos o chicles pegados entre los pelos de la alfombra, se eliminan echando agua fría y, aquí sí, rascando los restos con cuidado.

3. Contratar un servicio profesional una vez al año

El mantenimiento de cualquier alfombra o moqueta, como decíamos, es exhaustivo y constante, por lo que requerirá de nuestra atención buena parte del tiempo. Si somos firmes con este paso siempre podemos librarnos una vez al año, como mínimo, y dejar que sean equipos profesionales, haciendo uso de los productos y herramientas necesarias, quienes realicen la tarea, expertos como en CGN Neteja.

4. Siempre aspiradora…

Otro must innegable. Tener moqueta o alfombra obliga a tener aspiradora. Y para ser francos, nada como una de buena. Comprad siempre un buen modelo, con amplia capacidad de aspirado y, por pedir, que tenga buenos filtros de aire para una limpieza todavía más saludable. Mantener el depósito siempre por debajo de la mitad de su capacidad y no olvidar limpiar los filtros después de cada uso nos ayudarán en la limpieza y en el mantenimiento de un clima agradable.

5. … ¡una vez por semana!

Por si no lo sabíais, pasar la aspiradora es una de las tareas domésticas que más calorías consume. Así que ahora la excusa de tener que estar encima de esta “molesta” labor suena un poco más pasable si, a ella, le sumamos nuestra música preferida y nos tomamos la sesión de limpieza como una clase de cardio en el gimnasio. ¡Una manera única de limpiar y ponerse en forma con vuestro electrodoméstico favorito!

 

Add comment